sábado, 13 de noviembre de 2010

Cocaine Dreams "Blog" style.

Se te va la noche y la manana y despues la euforia y la alegria y solo quieres dormir.
Pero haber escrito un poema para una nueva conocida y platicado de razas y costumbres con otra minoria le hacen justificacion.
Un musico marchito te aconseja no dejar de escribir, no dejar de actuar, no dejar de creer.
Desayunas una cerveza a las 9 de la manana y la hora de la despedida se hace inminente, todos de pie se abrazan e intercambian emails, se te empolva la mano al recargarte a la mesa, pero enpolvada tambien tienes la nariz y el alma.
Gustazo conocerles!. Te preguntas si los volveras a ver mientras te diriges al bano. Conoces la respuesta cuando sales y solo queda la duena de la casa dormida en el sillon. Senal de retirada.

El parque esta muy humedo para tomar una siesta, los padres traen a sus hijos para distraerse en los juegos (distraerse ellos, no sus hijos) y sientes las miradas que juzgan a tu rostro desvelado. No hay de otra, hora de ir a casa.

Sentado en el pasillo por mas una hora esperando que tu roommate abra la puerta; ya que no has remplazado la llave que perdiste hace un par de semanas. Recibes llamadas de una amiga que se hunde en la locura. Sera mejor volver al parque.

Ya en el parque, mientras el sueno se apodera de ti rapidamente, tu roommate llama y te invita a desayunar, tienes media hora para una siesta. Pareciera que solo cerraste los ojos por un segundo cuando ya estas caminando hacia el auto rojo que te espera para llevarte a desayunar (comida y no alcohol esta vez), van por su amiga Dum Dum y piden unos huevos ranchceros. Habias olvidado que no te gustan los frijoles...ni los huevos. Dum Dum habla espanol, asi que los chistes tienen mas gracia, para ti al menos, no para tu roommate que solo habla ingles y japones.

Ya que estamos aqui vayamos al cine dice Dum Dum, el sueno te aconseja decir si y dormir en una sala oscura por la duracion de la pelicula. La pelicula estuvo malisima, Robert Downey Jr. cada dia escoge peores roles. La siesta estuvo peor.

Oscurece y aun no son las 6; esta horario te esta matando. Te metes y descansas en la tina, el agua caliente te invita a dormir pero no es una buena idea sumergido en el agua. 7 pm y te dispones a acostarte. Llamada de la amiga hundida en la locura, le dices que era una broma lo que dijiste acerca de sus trastornos de sueno (aunque no lo haya sido) para que se deje de dramas y te deje dormir; al final ni era para tanto, creo que no me volvera a dirigir la palabra.

Sone que tenia que ir a trabajar pero para poder llegar al autobus tenia que cruzar un lago, mas como si las calles fueran canales, como en Venecia, pero yo no tenia bote, robe uno pero se comenzo a hundir, iba a llegar tarde. Una senora desconocida me dijo que no me preocupara, que solo tenia que nadar, pero llegar con la ropa empapada seria peor que llegar tarde. Un hombre se acerca caminando por el agua y me dice que no exagere, que ni esta nada profundo. Hay tanto por hacer.

Irving.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Costumbres.


Buscando mantener el equilibrio se sostuvo del primer poste que cruzo por su camino, se inclino lentamente para no golpearse la frente y metio su dedo indice hasta la garganta; en algun lugar habia escuchado que lo mejor para bajar la borrachera era el inducirse el vomito, pero el reflejo nauseoso parece no estar funcionando a estas horas de la noche. Decide tomar un respiro y sentarse a descansar un poco, despues de todo ya no hay prisa por llegar a ningun lado; ya se habia perdido la cena de despedida a su hija que se iba a la universidad y en este estado lo unico que obtendria serian los gritos y reclamos de su ex mujer y las miradas de asco y pena de su nuevo marido.

Tomandose su tiempo doblo las rodillas y con ambas manos se abrazo del poste, ligeramente poso las nalgas en la banqueta y libero sus brazos, un viento frio acaricio su nuca antes de escuchar el golpe seco que produjo al estrellarse contra el cemento. Un grito de dolor escapo su gargante y sus manos volaron para abrazar su cabeza, pero no entendia el por que', si no era dolor lo que sentia, si no una tibia sensacion de alivio que lo invitaba a dormir, a rendirse en la busqueda de su anhelada cama que no podia estar muy lejos ya.

Tomo un gran respiro y se incorporo, abrazando de nuevo el poste y dejando sueltas las piernas; como de titere, sin vida. Con una mano busco torpemente en sus bolsillos por su cigarrillos, tomo uno y tres cayeron al suelo sin que el hiciera un movimiento por recatarlos, puso la cajetilla de nuevo en el bolsillo y busco por el encendedor, sin mucho trabajo encendio el cigarrillo y las puntas del cabello que colgaban por su frente, recargo la espalda en el poste y fumo.

La fuerza de voluntad; que el denominaba como lo mas persistente en su persona y que forjaba su caracter, le demandaba levantarse, buscar un arbusto y hacer lo que en ese momento se disponia hacer pero sentado. Abrio su bragueta a medias con mano izquierda y con su mano derecha saco a medias su pene. Escuchar sus orines chocar contra el agua en el inodoro, contra paredes o banquetas siempre le causaba una sensacion de tranquilidad, pero en esta ocacion era la tibia humedad que recorria su entrepierna y sus muslos la que lo abrazaba en esta noche fria. Y se dejo enrollar en un descanso profundo, escaso de sueños, y podia escuchar su respiracion, y la ligera risa de algunos transeuntes, el rechazo y asco de otros, pero nada de eso importaba ya.

El sol comenzaba a molestarle cuando sintio el primer jalon de la chamarra. Abrio los ojos pero no vio nada, la luz le encadilaba y sus ojos no podian ajustarse, intento hablar, pedir ayuda, pero su boca solo emitio unos murmullos que hasta el tuvo trabajo en escuchar.
- Para la otra no se moleste en llamarme a mi Doña Lucia, llame directo a la policia y que ellos se encarguen- dijo una voz conocida. 'Pero la de quien?'
- Hay! pero si esta todo orinado mijita!- Dijo Doña Lucia, mientras apenas levantaba sus piernas del suelo y la otra le arrastraba por los abrazos.

Sintio el piso frio de madera de la casa.
-Gracias Doña Lucia, ya de aqui me encargo yo-.
Escucho cerrar la puerta y sintio las manos suaves que con desprecio le quitaban la ropa. No abrio los ojos, sabia lo que le venia, preferia evitarlo por un rato mas. Se quedo desnudo en el piso, disfrutando del fresco en su piel.
-Ya esta la bañera lista, levantante mientras te sirvo algo de desayunar-. Dijo la voz mientras caminaba de un cuarto a otro.
Con mucho trabajo se puso en cuatro y gateo hasta el baño, sin cerrar la puerta abrazo el inodoro y vomito como hubiese querido vomitar la noche anterior. Se sintio mucho mejor, se puso de pie y se metio a la tina. La punzada en la nuca disminuia con lo caliente del agua, pero la culpa crecia con los minutos al tiempo.

Con una toalla al rededor de la cintura salio del baño, el olor a tocino y huevos le regreso el asco, si solo pudiera tomar un vaso con leche... Entro a la cocina y su plato esta servido, junto a el un vaso con leche y una nota. Sabia quien habia estado en casa, sabia porque se habia ido, sabia porque estaba solo ahora, pero no le gustaba en lo absoluto. Se sento en la silla y observo la nota aun doblada junto al vaso con leche, miro la comida y retiro el plato con la punta de sus dedos. Bebio la leche helada, sintio abrir su garganta y recuperar la voz, puso el vaso en la mesa y tomo la nota.

"Ya me canse de la rutina. No te haces nada joven y definitivamente no te haces mas delgado. Hoy llegaste hasta afuera de la casa, confio para la otra logres llegar a la puerta y al menos dormir dentro. Mama cocino el pastel de carne que tanto te encanta para la cena de anoche, me hubiese encantado que asistieras pero te conozco, se que no lo hiciste por mi y mucho menos a proposito. Te guarde un pedazo en el refri, ponlo dos minutos en el microondas, con eso tiene. Escribire pronto, no seas un extraño y escribeme tambien. Te quiere, Alicia."

Sus ojos brillaron un momento, como si un rayo de luz que entro por la ventana por equivocacion los hubiese golpeado por sorpresa. Doblo la noto y la puso de nuevo en la mesa, se puso de pie y ajusto la toalla, camino hacia el refri y saco un contenedor con pastel de carne, quito la tapa y lo puso en el microondas por dos minutos. Espero mientras miraba por la ventana, las madres con sus hijos comenzaban a salir de sus casa para ir a la escuela, un niño lloraba y se aferraba a las piernas de madre, ting, el pastel esta listo. Lo tomo, camino hacia el bote de basura y lo tiro, despues fue a la alacena y saco una botella, sirvio la mitad de un vaso con hielos y whisky y lo bebio de un trago, despues se sirvio otro y volvio a la ventana. Cerro las cortinas y penso en cuanto odia ls malditas resacas.


Irving G.
(Lo siento por mi falta de acentos, mi lap gringa no me lo permite)

miércoles, 19 de mayo de 2010

He seems not to have idea on how to put words together, but still, in the moment you read them your heart stops for a minute, as if those silent words were the ones you have been looking for in your vocabulary to express your own feelings.

He's long time gone and there are no more words, or perhaps no more feelings, but the unspoken words remain, like raindrops on the leaves of this green but sad tree growing lonely in the middle of the city.

I have red those words, and contrary to the tree my roots are somewhere else and my branches can scare the birds away. It's time to move on.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Sin acentos no hay sentimiento.

Volver y nadar en el pantano de tus pecados, sumergirme y yacer en el fondo, impasible, contemplando la inmundicia de tu alma.
Contarte la historia de la ballena que sonaba con volar y arranco a mordidas las alas de un hypogrifo, o la del pintor que se comio su mano para pintar con el corazon.
Caminar por la noche con el viento helado golpeando nuestros rostros como pedradas, y llorar lagrimas de orin mientras enredados en un abrazo eterno de mentiras e hipocrecia nos juramos fidelidad.
Te amo. No es en serio.
Mas prefiero una vida tremula a tu lado, que la continuidad de mi vida estable y aburrida, ansio tus mordidas en el cuello y tus unas en la espalda, aprecio tu ignorancia e impertinencia mas detesto tu caracter autoritario y tu soberbia de soberana.
Besa mis llagas en los pies y guarda el secreto, que podrida esta mi alma, como tu mente y organos vitales.

Despues me ire de nuevo, y te olvidare, tu lloraras y me buscaras, yo te golpeare y tu me mataras, eterno juego del amor.