jueves, 29 de noviembre de 2012

No hay mejor regalo.

Veo a mis sueños golpearme la cara contra las rocas con la fuerza de todos los océanos. Que importa si de noche me cobija el fracaso y por la mañana me vuelvo a vestir del mismo error. Soy un breve fragmento de mi subconsciente bailando con unas zapatillas rosas. He de ser más que un animal díptero no he volado pero estoy cerca. Frente al dolor mundano tengo una valla eléctrica que solo a servido para aniquilarme a mi mismo. Puedo ver a los árboles copulando desde esta ventana y al universo arrastrando su falda sobre las estrellas. Mis ojos se han transformado en espacios negros haciendo una región infinita de mi cadáver. Esa masa, ese campo de luz que se convirtió en sombras. Abro la puerta de mi habitación y detrás esta otra puerta seguido de eso, solo está el vació. Ese tragaluz en mi cabeza que logra iluminar mi silla en donde senilmente se mese mi soledad. Ni las paredes de mi furia logran detener mi palabras que se adelgazan para hacerse hojas. Hojas que cortan como cuchilla terroncitos de recuerdos, Sabor de amarga azúcar que vierto sobre mi cafe para manterme despierta. Esa manifestación narcisista de estar viva y verme al espejo, de ducharme, de rastrillarme todo para no parecerme a lo que antes era. Dormir se a convertido en mi mayor acto de presencia ese nicho en forma de nube, un refugio indoloro de almohadas donde pongo a descansar mis lagrimas. De donde reencarnan rosas con espinas que dejan raíces de sufrimiento. Aún quedan rastros aún se pueden ver manchas de sangre decorando una silueta femenina. para mi animal díptero <3 Por Betsy Lupercio.